Acebo

Vuestras preguntas

Estreñimiento infantil medicado

PREGUNTA

Tengo un niño de 2 años que no evacua por si solo. Cuando quiere evacuar aprieta, llora y al final no hace nada. Su talla es la de un niño de 3 años y su peso es medio. El pediatra le ha mandado fibra, Hodernal y Emportal 3 veces al día pero sigue sin evacuar. Solo lo hace cuando le meto el Verolax. Bebe mucha agua y come muy bien su dieta rica en fibra pero no hay manera. No tiene fisuras anales porque las deposiciones no van acompañadas de sangre y porque siempre que lo han explorado me han dicho que no. Aunque lleve 6 días sin evacuar la barriga la tiene siempre blanda. Siempre ha sido estreñido pero desde que le quite el pañal el problema se agravó, aunque si se lo hace encima yo no le digo nada. Lleva 7 días con el tratamiento pero no quiero que se acostumbre a los laxantes. La fibra no hay manera de dársela.¿Qué puedo hacer?

Respuesta

Antes de recomendar cualquier cosa, hay que saber qué le pasa a tu hijo. Debes averiguar si realmente tiene estreñimiento:

  • La frecuencia de sus deposiciones espontáneas debe ser inferior a 2 por semana:
  • La consistencia. En el estreñimiento las heces son duras, aparentemente escasas y en forma de bolitas.
  • Las deposiciones son difíciles y dolorosas

A pesar de tener estreñimiento, existe la posibilidad de que sea una cuestión psicológica, una resistencia a evacuar por miedo al dolor o una incapacidad para hacer la fuerza adecuada. Creo que es demasiado pequeño para poder determinar un problema "crónico".

  • El intestino de tu hijo puede ser todavía inmaduro (¿quizás fué prematuro?...).
  • A esta edad puede, simplemente, no saber apretar con la barriguita, a menudo se ponen colorados por hacer la fuerza con la cara, necesita aprender.
  • No parece que sea muy preocupante si su barriga sigue floja pasados los días.

¿Cómo es su alimentación?

  • A su edad debe comer alimentos no triturados, esto es muy importante para que la fibra soluble pueda adsorver agua en el intestino y que la insoluble pueda "irritar" el intestino estimulando su movimiento (peristaltismo intestinal).
  • Debe beber siempre que tenga sed. Puedes ofrecerle alguna infusión para que le apetezca más. La infusión de yerba mate argentina es realmente laxante anunque hay que tener en cuenta que contiene una pequeña cantidad de cafeína.
  • Debe comer yogures, de cualquier clase de microorganismo pero vivos (no pasteurizados), esto sirve para proporcionarle una buena flora intestinal que luego se alimentará de la fibra alimentaria.
  • La fibra (salvado) puedes intentar dársela con una jeringa cortándole la punta hasta que salga la fibra sin atascarse.
  • Puedes incorporar algo de salvado a las comidas: a la sopa, las albóndigas, salsa de tomate...

Caminar es muy útil, estimula el peristaltismo intestinal y aunque requiere mucho esfuerzo por tu parte, puedes conseguir que camine un cuarto de hora por la mañana y otro tanto por la tarde. No debe estar demasiado rato sentado.

Puedes intentar diferentes maneras para convencerle que lo puede hacer él solo y de forma muy divertida, te propongo una de eficacia provada:

  • Por las mañanas ponle un poco de vaselina en el ano para que no duela la evacuación
  • Siéntalo una vez al día después de comer o cenar, cuando tengas tiempo.

    Ponle un cronómetro con 3 minutos (al principio, cada día le aumentas un minuto, hasta 10) para que se siente en el orinal (o el váter). Le ofreces algo que le pueda entusiasmar, por ejemplo, una macetita con una linda planta que él podrá elegir en la floristería. Lo puede conseguir a plazos, por ejemplo 5 gomets (en un gran cartel colgado en su habitación), uno por cada éxito. Otras opciones pueden ser ir al zoo u otra cosa realmente especial y que sea capaz de motivarlo.

Nunca digas delante suyo que no puede hacer caquitas solo, se lo creerá. Dile siempre que lo está aprendiendo y que pronto conseguirá hacerlo sin problemas. Tampoco debe ser el tema diario de conversación familiar, haz ver que no te preocupa.

Última actualización: 21/01/2006 17:21


Ana González-Román Ferrer. Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona.