Saltar al contenido

Vitamina D. Imprescindible para tus huesos

La vitamina D aparece en la fracción grasa de los alimentos. Pero, además de conseguir una ingesta adecuada, necesita ser activada con la luz solar. Es la vitamina con la que más fácilmente puede haber una intoxicación por exceso.

Las vitaminas son 13 compuestos orgánicos necesarios para regular el metabolismo humano, tienen funciones bien determinadas. No nos proporcionan energía, tienen una función reguladora. Se necesitan para evitar tener alguna enfermedad carencial, una vez cubierta esta necesidad, no está demostrada ninguna otra eficacia (excepto dosis muy elevadas utilizadas médicamente. O sea, no nos sirve para ser más listos, ver mejor, ni para ser más fuertes. A cada vitamina (a su carencia) le corresponde un trastorno o una enfermedad.

Características y curiosidades químicas

Las vitaminas D pertenecen al grupo de los esteroides. Las dos formas de vitamina D tienen la misma actividad:

  • Ergocalciferol, vitamina D2
  • Colecalciferol, vitamina D3

Esta vitamina tiene un anillo abierto poliinsaturado que le proporciona la actividad vitamínica. Se activa hidroxilándose una o dos veces:

  • La primera hidroxilación se lleva a cabo en el hígado
  • La segunda hidroxilación se lleva a cabo en el riñón

Como vitamina activa, interviene fundamentalmente en:

  • la absorción del calcio
  • el metabolismo del calcio

El organismo moviliza calcio de los huesos cuando lo necesita.

También se puede formar irradiando provitamina D con luz natural, rica en ultravioletas.

Estabilidad de la vitamina D

La vitamina D es:

  • Sensible a la luz
  • Sensible al oxígeno
  • Sensible al calor

Enfermedades por carencia de vitamina D

La carencia de vitamina D provoca raquitismo (trastornos óseos). El raquitismo ha sido propio de zonas con pocas horas de Sol y suburbios con callejones estrechos y oscuros. También aparece en culturas que se tapan demasiado de la luz solar.

Su carencia también puede provocar un retraso del crecimiento y malformaciones óseas.

El riesgo de osteoporosis se ve agravado por falta de vitamina D en la menopausia.

El exceso de vitamina D puede producir una calcificación, por ejemplo, del riñón.

Ingesta recomendada de vitamina D

Según ILSI, las cantidades recomendadas para adultos son:

5µg D3 (colecalciferol), aunque seguramente habría suficiente con 2.5 µg

1µg colecalciferol equivale, en actividad vitamínica, a 1.03 µg ergocalciferol.

La población de riesgo son los niños y los ancianos

Fuentes de vitamina D

La vitamina D está poco repartida en los alimentos por ello es muy importante tener en cuenta la participación de la luz solar.

La forma química de la vitamina D varía en función de la fuente de la que proviene:

  • Productos animales. En su fracción grasa aparece la vitamina D3.
  • Productos vegetales. Aparece su precursor (ergosterol). Éste se transformará en ergocalciferol (vitamina D2) con la participación de la luz.
  • Piel de animales. Proporcionan el precursor 7-dehidrocolesterol que, con la participación de la luz, se transformará en colecalciferol (vitamina D3).
Publicado el Categorías Dietética

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.