Saltar al contenido

Gota e hiperuricemia

Una quinta parte de las hiperuricemias producen gota. Clásica enfermedad de la antigua nobleza medieval en la que los excesos de comida en general y carne en particular eran muy importantes. Aparece en personas con predisposición genética pero tanto la hiperuricemia como la gota tienen tratamiento dietético.

Hiperuricemia

La hiperuricemia corresponde a un aumento excesivo de ácido úrico en sangre debido a:

  • un aumento de la síntesis de los precursores del ácido úrico
  • una insuficiente excreción de ácido úrico

¿Cuales son los valores de ácido úrico que se consideran normales actualmente?

  • en mujeres: 2.3-6 mg / dl
  • en hombres: 4.3-7 mg / dl

Causas de la hiperuricemia

  • Causas de la hiperuricemia primaria
    • causas desconocidas
    • defectos enzimáticos hereditarios (causas genéticas)
  • Hiperuricemia secundaria
    • a patologías como la insuficiencia renal
    • por medicamentos como algunos diuréticos que se han utilizado para evitar el exceso de ácido úrico
    • por ayuno o pérdida rápida de peso
    • por seguir una dieta rica en purinas
    • por exceso energético en general

Consecuencias de la hiperuricemia

Gota

La gota es un trastorno del metabolismo del ácido úrico que provoca una hiperuricemia crónica asociada a:

  • episodios dolorosos de artritis gotosa
  • acumulaciones de cristales de ácido úrico en articulaciones
    • frecuentemente: metatarsofalangiana del dedo grueso del pie con aumento de la temperatura local
  • afección renal

Tratamiento dietético a la hiperuricemia y la gota

Existe tratamiento medicamentoso a las crisis de gota y también posteriores. Los objetivos y recomendaciones del tratamiento dietético a la gota y la hiperuricemia son entonces:

  • Conseguir y mantener un peso adecuado recurriendo a una dieta de adelgazamiento cuando sea necesario. Esta dieta no puede producir pérdidas rápidas de peso puesto que aumenta el catabolismo endógeno proteico (y en consecuencia aumenta la uricemia)
  • Dieta equilibrada en la alimentación
  • Evitar una dieta muy rica en grasas
  • Evitar una dieta muy rica en proteínas. Deberemos eliminar o disminuir los alimentos ricos en purinas:
    • anchoas, sesos, corazón. extractos de carne, hígado, gambas, riñones, sardinas...
  • Limitar el consumo de alcohol
  • Beber mucha agua para asegurar una diuresis (pérdida a través de la orina) importante y evitar una litiasis úrica. Beber de 2.5 a 3 litros de agua al día.
Nota: Las dietas terapéuticas deben ser personales y dependen de su situación médica y de su cultura alimentaria concretas. La especificación de alimentos (menús concretos) útil para usted no sirve al próximo visitante y por ello, la información que ofrecemos es genérica.
Publicado el Categorías Dietoterapia

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.