Saltar al contenido

Salsa boloñesa

Esta salsa boloñesa ofrece una forma de comer carne roja a quienes padecen problemas de masticación. El vino y la larga cocción enternecen la carne de manera que no necesitas comprar carnes grasas para conseguir una fina textura

Esta salsa boloñesa es rica en proteínas de elevado valor biológico y aporta hierro hemínico, recomendable en situaciones de anemia.

La salsa boloñesa es ideal para preparar una lasaña o para servir con macarrones o tiburón. Puedes preparar un menú equilibrado si sirves una ensalada clásica con nueces como entrante, pasta a la boloñesa como plato único y como postre ideal una fruta rica en vitamina C como las fresas, las naranjas, los kiwis o la papaya.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 300 g carne de ternera picada
  • 1 lata de tomate tipo pera triturado
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 ramita de apio
  • 1 cucharadita de perejil
  • Aceite de oliva
  • 125 ml de vino tinto
  • pimienta negra
  • sal
Personas: 4  
Tiempo: 2 horas  
Dificultad: Fácil

La salsa boloñesa tradicionalmente preparada en Italia tiene una menor proporción de tomate respecto a la cantidad de carne. Con las cantidades que planteo permite alargar la cocción y que quede una salsa realmente muy fina.

Pica finamente con picadora o batidora una cebolla, una zanahoria y un trocito de apio del tamaño de media zanahoria. Póchalo lentamente en una cazuela grande con 3 cucharadas de aceite. En unos 10 minutos estará pochado, entonces añade el perejil, menea e incorpora también la carne picada. Con el fuego más fuerte, menea bien la carne con una espátula de manera que se vaya desmenuzando completamente en unos 5 minutos. Riega con medio vaso de vino tinto y menea bien hasta evaporar el alcohol. Añade entonces una lata grande de tomate triturado, bastante pimienta molida, y un poco de sal. Esta salsa debe cocinarse muy lentamente, en una hora y media aproximadamente, en la cazuela destapada y meneando de cuando en cuando.

Es una magnífica salsa, muy digestiva y aromática, con un acentuado sabor producto de la concentración de todos sus jugos.

Si preparas mucha cantidad necesitarás hasta 3 horas de cocción por lo que el resultado será todavía más tierno. Podrás entonces congelar en porciones y solo tendrás que preocuparte de descongelar en el frigorífico 24 horas antes de su uso.

Publicado el Categorías Básicas

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.