Saltar al contenido

Cebolla confitada

La cebolla confitada aporta vitaminas del grupo B, vitamina C y fibra principalmente. Además, el color morado de la cebolla dulce es el indicador de la presencia de antioxidantes naturales.

Es una guarnición de fácil digestión que puede acompañar una merluza al horno. Puedes servir además una sopa de pescado, una ensalada de tomate y torrijas como postre

Foto de la receta

Ingredientes

  • 4 cebollas dulces (moradas) medianas
  • 2 cucharadas de aceite
Personas: 4  
Tiempo: 15 minutos  
Dificultad: Muy fácil

Para la preparación de cebolla confitada se requiere tiempo y no azúcar. Limpia y corta a gajos al menos ½ Kg de cebollas moradas. Las cebollas dulces son más apropiadas que las picantes porque su contenido en azúcares simples facilitan su confitado. Rehógalas, durante un minuto con una o dos cucharadas de aceite, en la olla a presión u otra cazuela. Tapa para que se cocinen en 10 minutos en la olla a presión (contados desde que haya subido la presión). Tardarán casi ½ hora en cocinarse en una cazuela tradicional. Listas para acompañar de forma sabrosa cualquier plato de carne o pescado, ya sean rebozados, a la plancha o al horno.

Puedes congelar la cebolla confitada a pequeñas porciones (por ejemplo en la cubitera) y así la tendrás lista en cualquier momento.

Publicado el Categorías Guarniciones

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.