Saltar al contenido

Figacitas de manteca (mantequilla) argentinas

Las figacitas de manteca son ricas en hidratos de carbono de absorción lenta y vitaminas del grupo A, sodio, potasio, magnesio y de calcio. Además, y en función de la materia grasa que utilices aportarán ácidos grasos saturados, monoinsaturados o poliinsaturados si utilizas manteca o mantequilla, aceite de oliva o margarina.

Este pan es tierno y de costra muy fina y crujiente. De sabor suave, se utiliza igual para acompañar un asado como para preparar delicados bocadillos.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 500 g harina panificable
  • 10 g sal
  • 65 g mantequilla (o AOVE)
  • 225 g agua
  • 5 g miel
  • 20 g levadura fresca
Personas: 12  
Tiempo: 3 horas  
Dificultad: Media

Preparar unas figacitas de manteca argentinas es divertido y el resultado magnífico. Tener en cuenta que la manteca argentina es mantequilla en España.

Para empezar, la mantequilla debe estar blanda y el agua tibia. Puedes utilizar margarina o AOVE en su lugar.

En un cuenco pesa y mezcla todos los ingredientes excepto la levadura fresca. Cuando la mezcla se despegue de las paredes con facilidad, vuelca el cuenco sobre la mesa y amasa vigorosamente durante unos 15 minutos.

Una vez la masa esté suave y elástica, añade la levadura desmenuzada y continua el amasado por 3 ó 4 minutos más.

Bolea y deja reposar durante 15 minutos en el mismo cuenco tapado con un plástico.

Una vez reposada, vuelca de nuevo sobre la mesa enharinada y con la ayuda de un rodillo o palo de amasar, estira la masa para dejarla de un grosor de 2,5 cm. Pliega los extremos de la masa de manera que te queden 3 capas.

Da un cuarto de vuelta a la masa, estira y vuelve a hacer el mismo pliegue en 3 capas.

Deja la masa reposar por 15 minutos más sobre la mesa tapada con un trapo enharinado y un plástico para que no se seque.

Tras el reposo, estira la masa con el rodillo hasta conseguir un grosor de 1,5 cm

Corta en círculos de unos 8 cm con un cortapastas o similar. Pesarán unos 50 g cada uno.

Coloca en la bandeja del horno sobre papel para hornear y pinta con mantequilla cada masita. Tapa con un trapo u otra bandeja igual y deja que fermenten hasta que doblen su volumen inicial.

En 1½ h aproximadamente habrán doblado tu tamaño. Antes de llegar a este punto precalienta el horno a 250ºC colocando una cazuela con agua para generar vapor.

Hornea a 220ºC por unos 12 minutos. No tienen que tomar apenas color. Aunque ciertamente en la foto se ven un poco más doradas de lo habitual.

Una vez cocidas, píntalas con mantequilla de nuevo y deja enfriar sobre una rejilla para que no se humedezcan.

Doradas o blanquitas, las figacitas durarán poco, seguro.

Publicado el Categorías Panadería

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.