Saltar al contenido

Masa casera para empanadillas

La masa casera para empanadillas aporta hidratos de carbono de absorción lenta y ácidos grasos monoinsaturados si utilizas aceite de oliva virgen. Estos ácidos grasos serán saturados si utilizas grasa animal. El valor calórico de la masa variará en función de la cantidad de aceite que utilices.

Una masa casera de empanadillas te permitirá preparar unas empanadillas de atún, de carne, de compota de manzana o cabello de ángel (dulce de zapallo).

Puedes preparar un menú equilibrado si sirves un primer plato de sopa de calabaza, empanadillas caseras de carne con cebolla con guarnición de canónigos de segundo y "menjar blanc" como postre no lácteo.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 300 g harina
  • 40 g aceite de oliva
  • 120 g agua
  • 3 g sal
Personas: 6  
Tiempo: 30 minutos  
Dificultad: Fácil

Preparar tu propia masa casera para empanadillas puede ser muy divertido, además, puedes darle el toque sabroso eligiendo el aceite que más te guste.

Pon a hervir el agua preferentemente pesada en una báscula, es más preciso.

Dispón en un cuenco la harina, la sal y el aceite. El AOVE es sabroso y saludable pero puedes optar por cualquier otro aceite incluso grasa animal.

Cuando hierva el agua viértela de golpe sobre la harina y rápidamente mezcla con una cuchara y en cuanto puedas con los dedos.

En cuanto tengas un amasijo hecho en el cuenco, sácalo y amásalo fuertemente para conseguir una bola de masa compacta y homogénea.

Una vez amasada, deja la bola reposar unos 10 minutos envuelta en plástico mientras preparas la máquina de laminar pasta. También podrás estirarla con rodillo o palo de amasar.

Toma ¼ de la masa, cháfala un poco y pásala por la laminadora de pasta en su grosor máximo, no necesita ser enharinada. Pliégala por la mitad y vuelve a pasarla.

Sigue plegando y pasándola hasta que consigas una plancha de masa rectangular que ocupe toda la anchura de la máquina.

Una vez tienes la masa bien recta por los lados, disminuye al mínimo el grosor de la laminadora de pasta y sin plegar la masa, pásala de nuevo, una sola vez.

Ya tienes la lámina de pasta lista para ser cortada. Un cortapastas de 10 u 11 cm la cortará fácilmente. Apílalas sin miedo pero tapándolas con plástico cada vez.

Lamina toda la pasta siguiendo el mismo procedimiento y conseguirás, aprovechando todos los trocitos sobrantes, unas 24 empanadillas

Si no dispones de máquina laminadora de pasta puedes estirar la masa con un rodillo y harina para esporvorear para que no se te pegue. Tendrás que conseguir láminas muy finas, de unos 2 mm de espesor, luego el cortapastas te dará la forma circular.

Si no dispones de cortapastas circular puedes cortar la masa en cuadrados de 10x10 cm para conseguir unas preciosas empanadillas triangulares.

Ya tienes listos los cículos de masa para rellenar tu empanadillas. Una vez rellenas, ciérralas con un tenedor o hazles el repulgue.

Puedes freírlas por inmersión en aceite a 180ºC en unos 5 minutos u hornearlas a 240ºC durante 15-20 minutos.

Si prefieres una masa más sabrosa puedes doblar la cantidad de aceite de masa. Buen provecho

Publicado el Categorías Panadería

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.