Saltar al contenido

Panecillos de leche trenzados

Ricas trenzas de pan enriquecido con huevo y leche. Aportan hidratos de carbono de absorción lenta, son una buena fuente de calcio y proporcionan proteínas de origen animal y vegetal.

Deliciosos panecillos para untar mantequilla con mermelada casera, queso o una loncha de jamón. Acompáñalos de una pieza de fruta y conseguirás un desayuno o merienda ideal.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 480 g harina
  • 20 g harina de gluten
  • 1 huevo
  • 250 ml leche
  • 1 cucharadita de sal
  • levadura de panadería para 500 g de harina
  • huevo batido para el lustre
Personas: 12  
Tiempo: 2 horas y 30 minutos  
Dificultad: Media

Si quieres deleitar a grandes y pequeños con unas vistosas trenzas de pan de leche o simples panecillos redondos, prueba con esta receta, siempre salen.

Tamiza en un cuenco medio Kg de harina de fuerza o 480 g de harina (10% proteínas indicadas en la composición nutricional) con 20 g de harina de gluten del que se compra para preparar seitán. Añade una cucharadita de sal, mezcla bien y añade también los 20 g de levadura que corresponden a esta cantidad de harina. Calienta 250 ml de leche por 30 segundos en el microondas y casca y bate un huevo en el mismo recipiente. Incorpora el líquido en el cuenco de la harina mezcla hasta conseguir una amasijo. Vacía el cuenco en la mesada y amasa enérgicamente durante 10 ó 15 minutos hasta que no se pegue y sea muy flexible.

Espolvorea con un poco de harina el cuenco donde has hecho la mezcla y coloca en él la bola de masa. Tapa el recipiente con una bolsa o film de plástico y deja reposar en un lugar tibio alrededor de 1 hora hasta que doble su volumen.

Porciona la masa en trozos de 70 g, haz trenzas, panecillos alargados o redondos y coloca en la bandeja de horno sobre papel de hornear. Si son trenzas pinta con huevo batido su superficie. Deja reposar en el horno a 50ºC ó 120ºF tapando con un paño limpio de cocina los panecillos durante 20 ó 30 minutos hasta que doblen su volumen. Justo antes de hornear pinta todos los panecillos con huevo batido y entalla un par de cortes en la superficie con una cuchilla o cuchillo muy afilado las formas que no son trenzas.

Sin retirar la masa del horno, aumenta la temperatura hasta 220ºC ó 430ºF, no necesita precalentado y en 25 minutos estarán suavemente dorados. Comprueba que están cocidos golpeando su base con los nudillos y escuchando un sonido hueco. Deja enfriar sobre una rejilla levantada sobre una cazuela en un lugar ventilado.

Publicado el Categorías Panadería

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.