Saltar al contenido

Boniatos (batatas) asados

Los boniatos son raíces tuberosas ricas en hidratos de carbono de absorción lenta y pobres en proteínas que contienen buena parte de sus minerales en la piel. Fácilmente digeribles cuando están bien cocinados disminuyen la glucemia postprandial con la participación de la fibra alimentaria.

Por su dulzor es preferible dejarlos como postre pero eliminando el primer plato. Por ello sugerimos una ensalada variada como entrante, un segundo plato de carne con cebolla y castañas y boniatos como postre otoñal. Buen provecho.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 1 Kg de boniatos (camote, batata)
Personas: 5  
Tiempo: 1 hora y 40 minutos  
Dificultad: Muy fácil

Los boniatos, camotes o batatas son raíces tuberosas. Se diferencian de la patata o papa por su elevado dulzor.

Se pueden hervir o freír, uno de los postres típicos otoñales es el de castañas y boniatos asados y si te animas a prepararlos, unos delicados panellets.

Los boniatos, como las patatas, se pueden asar en la brasa envueltos en papel de aluminio pero también los puedes cocinar en el horno. Elige, para cocinarlos, unidades medianas o pequeñas pero todas de similar calibre. Lávalos bajo el chorro de agua con la ayuda de un cepillo suave, sin romperle la piel. Colócalos en la bandeja de horno sobre el papel vegetal adecuado (apto para horno) y sin envolver. No hace falta precalentar el horno pero deberás fijarlo a 200ºC y estarán de 1 hora a 1¾ hora, puedes pincharlos con un cuchillo o un palillo mondadientes para comprobar su grado de cocción. Es muy difícil precisar el tiempo puesto que el tamaño de los boniatos será decisivo. Solo debes saber que tiene que caramelizarse su azúcar interior, esto lo sabrás cuando empiece a formarse una costra debajo de los boniatos, puedes darles la vuelta pero nunca los tengas el tiempo justo, es decir, cuanto más tiempo los cocines, más dulces te quedarán. El boniato más soso se vuelve dulce con una cocción suficientemente larga.

La mejor opción es servirlos recién hechos. Se parten por la mitad (a lo largo) se comen con una cucharilla, vaciándolos. Se deja la piel limpia o con una pequeña zona quemada (la caramelizada), que cuanto mayor sea, más dulce quedará el boniato.

Publicado el Categorías Postres

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.