Saltar al contenido

Rosquillas caseras

Las rosquillas caseras son ricas en hidratos de carbono de absorción lenta y rápida, enriquecidas con proteínas de origen animal, vitamina A y vitamina E si optas por el aceite de oliva.

Las rosquillas pueden formar parte de una dieta equilibrada, puedes servir ensalada de pasta de primer plato, dorada a la sal con champiñones salteados de segundo y como postre unas rosquillas acompañadas de un poquito de vino dulce de calidad.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 6 + 3 cucharadas de harina
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de aceite
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1 cucharadita de anís
  • ralladura de un limón o naranja
Tiempo: 30 minutos  
Dificultad: Fácil

Las rosquillas son unas pastas caseras ideales para acompañar el café, yerba mate, té o cualquier otra infusión en una tertúlia.

Para preparar las clásicas rosquillas bate en un cuenco 1 huevo con un chorrito de anís o cualquier otro aroma. Añade el azúcar y la ralladura fina de un limón o una naranja (solo la parte de color, no la blanca que amarga). Añade, después, 6 cucharadas de harina con la levadura química y por último las 3 cucharadas soperas de aceite. Una vez está hecha la mezcla ponla sobre la mesa de la cocina limpia y enharinada y mézclalo bien añadiendo hasta 3 cucharadas más de harina.

Moldea las rosquillas haciendo churritos (del grosor del cable de cualquier pequeño electrodoméstico) con las palmas de las manos y enrollándolos alrededor de un dedo, deben quedar pequeñas y delgadas. Déjalas sobre una superficie enharinada. Cuando estén todas hechas, levántalas si se te pegan demasiado con un cuchillo y fríelas en abundante aceite caliente pero no demasiado pues el azúcar se quema enseguida. Se fríen en 2 minutos por un lado y 1 por el otro aproximadamente. Al sacarlas, déjalas sobre papel absorbente y luego puedes guardarlas en una cazuela de barro o en un plato tapado con un paño. Sírvelas frías a modo de galletitas o pastas de té.

Con estas cantidades te pueden salir entre 40 y 50 rosquillas (aunque parezca mentira).

Publicado el Categorías Postres

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.