Saltar al contenido

Gazpachos manchegos

El gazpacho manchego es un primer plato fundamentalmente rico en hidratos de carbono enriquecido con proteínas de alto valor biológico algo de fibra, minerales y vitaminas hidrosolubles básicamente aunque el aceite de oliva virgen le aportaría vitamina E (liposoluble).

Se puede completar un menú equilibrado con un segundo de libritos de manzana con guarnición de ensalada de tomate. Como postre podemos sugerir un yogur casero.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 200 g de torta cenceña troceada (pan ácimo)
  • 1 patata mediana
  • 1 pimiento verde
  • 1 cucharada de pimiento asado
  • 2 codornices limpias
  • 1 cucharada de salsa de tomate
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1¼ l de caldo de ave
  • 1 hoja de laurel
  • orégano
  • sal
Personas: 3  
Tiempo: 30 minutos  
Dificultad: Fácil

En una sartén o cazuela ancha, pon el aceite y sofríe el pimiento troceado, las codornices, las alitas de pollo o cualquier otra carne de ave tierna, la patata fileteada como para tortilla de patatas y los dientes de ajo. Los ajos se pueden cocinar enteros, fileteados o finamente picados. En función del tamaño, deberás añadirlos al principio, y hacerlos muy lentamente, si están enteros o, al final si están picados, para que no se quemen en absoluto. Cuando el sofrito está listo, añade el pimiento rojo asado, una hojita de laurel, la salsa de tomate (si es tomate crudo, deberás incorporarlo al principio) y sal opcionalmente. Añade el agua o caldo de ave y llévalo a ebullición para poder añadir entonces la torta cenceña troceada. Hiérve los gazpachos durante 10 ó 15 minutos de manera que no queden caldosos, al final de la ebullición puedes añadir dos pizcas de orégano. En cualquier caso, si lo necesitas, con el reposo podrán absorver gran cantidad de caldo sobrante.

La torta cenceña se vende entera o troceada pero también se puede hacer en casa con harina, agua, un poco de aceite de oliva y sal de manera que, cocida en el horno (sobre papel para hornear), queda como un pan sin fermentar, pan ácimo. Es similar a las galletas de agua incluso puedes hacerlos con ellas.

Los gazpachos manchegos se pueden preparar como cualquier paella o arroz a la cazuela sustituyendo el arroz por el mismo peso de torta cenceña, admiten igual pescado o marisco. Hay zonas en las que añaden un abundante sofrito de cebolla, tomillo, romero, pebrerella y mezclan carnes de pelo y pluma. Resultan muy suaves (apto para niños) y no se pasan como el arroz en paella.

Publicado el Categorías Primeros

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *