Saltar al contenido

Ñoquis de espinacas con salsa de puerros

Los ñoquis de espinacas son ricos en hidratos de carbono de absorción lenta, aportan, fósforo, flúor, cobre incluso algo calcio, ácido fólico y hierro. Acompañados de salsa de puerros los enriqueceremos con fibra, proteínas de alto valor biológico y calcio.

Puedes conseguir un menú equilibrado si sirves los ñoquis de espinacas con salsa de puerros de primer plato, salmón a la plancha y una ensalada de tomate y . Como postre puedes servir una manzana asada al microondas.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 900 g patatas
  • 1 huevo
  • 200 g harina (nos sobrará)
  • 50 g espinacas
  • 1 cucharada de queso curado rallado (opcional)
  • 1 cucharadita de levadura química (polvo para hornear)
  • Nuez moscada
  • 500 g salsa de puerros
  • 40 g queso rallado
Personas: 4  
Tiempo: 1 hora  
Dificultad: Media

Si hoy es día 29, entonces toca preparar ñoquis, al menos en Argentina, claro.

Con esta receta evitarás pasarte de harina y conseguirás unos ñoquis de espinacas siempre tiernos.

Cocina un puñado de espinacas limpias en un cazo sin agua o en el microondas durante 2 minutos a máxima potencia, sin agua añadida. Escurre bien y reserva.

Elige unas patatas medianas o pequeñas pero de tamaño similar. Sin pelar, lávalas bajo el grifo. Colócalas en un recipiente tapado apto para microondas o cocínalas durante 14 minutos a máxima potencia, sin agua añadida.

Una vez cocidas, pela las patatas. Chafa las patatas y las espinacas con una prensa de patatas, pisapapas, pasapurés o tenedor. Si las espinacas fueran gruesas pícalas previamente con un cuchillo.

Pon abundante agua a hervir.

Coloca las patatas y espinacas chafadas formando una montaña sobre la mesada. Haz un hueco y añade el huevo, la levadura química y queso en polvo. Aromatiza con nuez moscada.

Empieza a añadir harina mezclando con las manos, no amasando. El objetivo es conseguir una mezcla que aguante la forma, y no se pegue con la mínima cantidad de harina. Utilizaremos la mitad de la harina aproximadamente. Forma un cilindro grueso.

A porciones de ⅛ de masa, estírala para formar churros del grosor de un dedo con la ayuda de un poco de harina sobre la mesa.

Cuando tengas toda la masa en churros del mismo grosor, córtalos con un cuchillo todos a la vez de manera que obtengas dados. Sigue espolvoreando de harina la mesa y las porciones para ayudarte a que no se peguen.

Es hora de dar la forma definitiva a los ñoquis. Con una ñoquera, o más comúnmente con un tenedor desliza con el pulgar cada dado de masa sobre el tenedor. De esta manera por el lado exterior aparecerán las rallas características y por el interior un hueco. Espolvorea de harina a medida que los vas escampando por la mesa

Para cocinar los ñoquis, echa en el agua hirviendo medio platito de ñoquis cada vez. Verás que en un minuto subirán todos a la superficie, ya están cocidos. Sácalos con la ayuda de una espumadera y esparce sobre una bandeja engrasada para que no se peguen al instante. Ve cocinando y en 3 ó 4 tandas conseguirás cocinar todos tus ñoquis.

Sirve caliente acompañados de salsa de puerros y queso rallado. Buen provecho.

Publicado el Categorías Primeros

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.