Saltar al contenido

Salsa de tomate

Es una salsa de tomate básica que se puede utilizar tal cual o rehogándola en la sartén tras haber cocinado albóndigas, bacalao o con jamón para preparar un plato de pasta. El sabor añadido evitará que necesite sal.

Esta salsa de tomate aporta vitamina A y vitamina C, entre otras, minerales y fibra.

En cualquier caso en todos los platos en los que aparece salsa de tomate como ingrediente se puede preparar al momento un sofrito de cebolla y tomate y perejil picadito en la propia cazuela a cocinar o en otra. Menos digestivo pero con un sabor más acentuado.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 2 dientes de ajo
  • 2 cebollas medianas
  • 1 zanahoria grande
  • 1 Kg de tomate triturado (enlatado o fresco)
  • 1 ramita de apio
  • perejil
  • orégano
  • 2 cucharadas de aceite
Tiempo: 45 minutos  
Dificultad: Muy fácil

Para preparar una buena y suave salsa de tomate, rehoga en una olla con 2 cucharadas de aceite los ajos y cebollas fileteadas. Luego añade la zanahoria cortada a finas ruedas, la ramita de apio y el tomate triturado, hierve al menos media hora, añade orégano y perejil y tritura bien.

Guarda 1 envase de ¼ litro en la nevera y otros igualmente pequeños en el congelador. Tendrás lista la salsa de tomate para toda la semana.

Publicado el Categorías Básicas

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.