Saltar al contenido

Gazpacho andaluz

Al gazpacho andaluz habitualmente se le añade pan para aportarle algo más de energía y luego agua para licuarlo un poco. Pero existe también la opción, mínimamente calórica, sin pan (ni agua), con un inigualable aporte de vitaminas, minerales y fibra. Si es con pan, el gazpacho andaluz será una sopa fría de excelente valor nutritivo en la que el pan y el aceite aportan la energía.

Puedes completar el menú con una tortilla española y unas natillas como postre.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 1 Kg de tomates muy maduros (5 tomates medianos)
  • 1 cebolla dulce pequeña o 2 cebolletas
  • ½ pepino pelado
  • ½ pimiento verde
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen AOVE
  • 150 g pan
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharada de vinagre de buena calidad o 2 cucharadas de "Aceto di Modena"
Personas: 6  
Tiempo: 20 minutos  
Dificultad: Muy fácil

Para preparar un buen gazpacho andaluz debes esperar a encontrar los mejores tomates de la temporada madurados al Sol, incluso ya blandos.

Pasa uno de los tomates por un pasapurés en un cuenco o recipiente de unos 2 litros. Puedes rallarlo con un rallador pero entonces no eliminarás las pepitas. Limpia y trocea el pepino, el pimiento, la cebolla dulce y el ajo al que le habrás quitado el corazón. Añade al primer tomate estas verduras, el pan remojado en agua (el pan es opcional) y tritura bien con la batidora. Cuando esté muy bien triturado, pasa el resto de tomates por el pasapurés y mezcla bien pero ya sin batidora eléctrica para que no haga espuma.

Aliña con aceite de oliva virgen AOVE, sal y un poquito de vinagre probando su punto justo y meneando con una cuchara nunca con batidora. El vinagre de Módena es más aceptado por los niños, puedes poner dos cucharadas en lugar de una. Deja enfriar tapado en el frigorífico, es cuando toma su mejor sabor. Sírvelo en una copa si está más bien liquido o en un cuenco si hay que tomarlo con cuchara. Con un fino picadito de todos los ingredientes por encima cambiará la textura. El resultado es sabrosísimo, perfecto para las calurosas noches de verano si lo acompañas de una tortilla de patatas o una pizza.

Publicado el Categorías Ensaladas

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *