Saltar al contenido

Magdalenas caseras

Las magdalenas caseras preparadas con esta receta aportan hidratos de carbono fundamentales en una dieta equilibrada, enriquecidas con proteínas de elevado valor biológico, vitamina A y vitamina E en caso de optar por el aceite de oliva.

Puedes preparar un menú equilibrado, que incluya las magdalenas caseras, con los siguientes platos: humus de garbanzos de primer plato, libritos de manzana de segundo plato con guarnición de cebolla confitada, ensalada clásica y magdalenas como postre.
Indudablemente también pueden formar parte del desayuno o merienda de niños y adultos.

Foto de la receta

Ingredientes

  • 250 g de harina
  • 3 huevos
  • 1 yogur
  • 150 g de azúcar
  • 25 g miel
  • 10 cucharadas soperas de aceite (100 g)
  • ralladura de ½ limón
  • 2 cucharaditas de levadura química (8 g)
  • 1 pellizco de sal
  • 20 moldes de papel
Personas: 15  
Tiempo: 30 minutos  
Dificultad: Fácil

Preparar unas magdalenas no es difícil, aprende a personalizarlas y, si lo necesitas, a limitar la cantidad de aceite que contienen.

Precalienta el horno a 220 °C.

Bate con una varilla y en un cuenco los huevos con el azúcar y la miel. Añade la ralladura de un limón, 1 yogur o 125 g de leche y el aceite, batiendo durante unos minutos.

Incorpora la harina tamizada con la levadura química y mézclalo todo muy bien hasta que quede suave y uniforme.

Llena ¾ partes de los moldes de papel ya colocados sobre una bandeja de horno. Hornea las magdalenas en el horno durante 15-20 minutos hasta que estén doradas.

Puedes hacer las siguientes modificaciones para personalizar tus magdalenas caseras:

  • Pon ralladura de limón, de naranja o cualquier otro aroma que te apetezca
  • Puedes añadir frutos secos muy picados o troceados a la masa ya mezclada antes de llenar los moldes.
  • Pon una pizca gruesa de azúcar sobre la masa antes de meterlas en el horno para que formen una pequeña costra deliciosa.
  • Si quieres magdalenas cuadradas, llena sus moldes solo hasta la mitad y colócalas en una bandeja de horno honda de forma que queden encajadas y pierdan su forma redonda para adoptar la forma cuadrada. Pero cuidado, si pones mucha masa sobresaldrán y se pegarán entre ellas.
  • Si se te pegan, habitualmente y demasiado, en el papel por unas gotas en cada uno de los moldes y déjalos escurrir del revés, para que se mojen completamente, antes de llenar los moldes.
Publicado el Categorías Postres

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.