Saltar al contenido

Cachelos, papas o patatas asadas sin brasa… y sin horno

Las patatas asadas permite a los niños comer gran cantidad sin sentirse pesados y a los mayores combinarlas con casi cualquier carne, pescado o salsa.

Las patatas (papas) aportan hidratos de carbono (fundamentales en una dieta equilibrada), una pequeña cantidad de proteínas vegetales, vitaminas hidrosolubles y minerales. Si se cocinan sin agua conservarán gran parte de éstas pero si se cocinan con agua y se aprovecha su caldo para otras preparaciones también aprovecharás al máximo sus cualidades nutricionales. De la misma manera aprovecharás mejor sus cualidades nutritivas si las cueces con piel y luego las pelas pues la piel sale más fina (bajo la piel se concentra mayor cantidad de vitaminas y minerales que en el centro).

Un menú equilibrado con estas patatas puede ser un plato combinado de cachelos con pulpo gallego o con carne con cebolla. Puedes servir un zumo de tomate salpimentado o una ensalada de tomate y unas natillas con galletas como postre. Puedes hacer mil y una combinaciones con cualquier segundo plato que contenga salsa. Si el plato elegido no tiene salsa puedes acompañar los cachelos o papas con una salsa mayonesa o salsa alioli.

Foto de la receta

Ingredientes

Personas: 4  
Tiempo: 35 minutos  
Dificultad: Muy fácil

Para conseguir unos buenos cachelos o patatas (papas) asadas tienes diferentes opciones:

  1. Patatas asadas en la brasa o en el horno convencional. Ver receta aquí
  2. Patatas asadas enteras y con piel en el horno microondas:
    Lava cuidadosamente las patatas con un cepillo suave de plástico. Perfóralas 2 ó 3 veces profundamente, con un pincho, colócalas, sin agua, en un recipiente tapado apto para su uso en el microondas. Un kilo de patatas se pueden cocer en 15 minutos a 800 W. Déjalas reposar en el microondas 3 minutos más después de apagado. Se pelan fácilmente en caliente.
  3. Patatas asadas peladas pero enteras en el horno microondas:
    Pela y lava (o lava y pela. Ver consejos de cocina) las patatas. Perfóralas 2 ó 3 veces profundamente, con un pincho, colócalas en un recipiente tapado, sin agua, apto para su uso en el microondas. 1 Kg de patatas se pueden cocer en 15 minutos a 800 W. Déjalas reposar en el microondas 3 minutos más después de apagado.
  4. Patatas hervidas enteras y con piel en agua:
    Lava cuidadosamente las patatas con un cepillo suave de plástico. Sumérgelas completamente en agua fría y hiérvelas durante ½ hora. Pincha la más grande con un cuchillo o o un palillo para saber si están cocidas. Se pelan fácilmente en caliente.
  5. Patatas tipo cachelos, hervidas peladas y posteriormente secadas: si quieres preparar un gran cantidad de patatas asadas (2 ó 3 kilos) pero no quieres pelarlas luego puedes hacer lo siguiente:
    Lava y pela las patatas, córtalas por la mitad o a cuartos en función del tamaño. Hiérvelas durante 25 ó 30 minutos cubriéndolas completamente con agua (con sal o sin ella si pretendes servir alguna salsa). Luego escurre su caldo con la ayuda de la propia tapa de la cazuela (no lo tires, aprovéchalo para hacer un caldo de ave o pechuga de pollo en salsa de puerros) y caliéntalas a fuego vivo haciéndolas saltar o volteándolas suavemente con una espumadera. En 3 ó 4 minutos quedarán listas, con un aspecto harinoso y se romperán un poco (se dice que las patatas se tronchan de risa). Sírvelas calientes con sal y aceite u otra salsa.
Publicado el Categorías Primeros

Acerca de Ana González-Román Ferrer

Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Postgrado en fitoterapia: plantas medicinales y salud por la Universidad de Barcelona.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.